martes, 29 de marzo de 2011

Ella

Y fue cuando ella te miro cuando sentiste ese inmenso deseo de ser feliz, ese placer de estar en consonancia con el mundo. A su lado descubriste que siempre te quedan cosas por aprender, por disfrutar. Sus ojos te embaucan, y ya no te sueltan. Eres cautivo de sus labios, de su cuerpo. No intentes escapar, porque no hay forma de escapar a la pasion.

5 vuelos a ras de suelo:

Pablo Sarto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo Sarto dijo...

Bécquer le escribió a la pupila azul,Neruda algún verso que otro le dedicó a la mirada.
Yo,particularmente,y no precisamente de forma humilde,puedo admitir que,siempre le he dedicado mayor interés y atención a ese brillo que se refleja en nuestros ojos,muchas veces,dice más que el D.N.I.
Si le prestas la suficiente atención,puedes saber cosa de la otrra persona,bastante,bastante interesantes.

Saludos

`·.·•¤ Hanabi ¤•·.·´ dijo...

No, no hay forma de escapar. Tampoco es que yo quiera hacerlo.

¡Besitos!

James Leer dijo...

sí la hay

Sandra dijo...

Yo creo que todos los ojos cuentan la verdad, lo que se siente realmente, por eso no me gusta la gente que no mira a los ojos de los demás, parece tener siempre algo que esconder..